A28

Tú estas en la semana:

31 semanas de embarazo

Tu bebé a las 31 semanas de embarazo

Tu bebé tiene el tamaño de un coco. Tu bebé mide aproximadamente 28 cm (11,2 pulgadas) de largo de la coronilla al cóccix (43 cm [17 pulgadas] estirado), y pesa cerca de 1,5 kg (3,3 libras). Tu bebé ha estado plegado por varias semanas. En este mes aumentará otras dos libras y estará listo para un encuentro cara a cara en tan solo nueve semanas.

Contar hasta 10

A aproximadamente la misma hora todos los días (de ser posible, el momento en que tu bebé esté más activo), recuéstate y lleva un registro de cuánto tardas en sentir que el bebé se mueve. Idealmente, este tiempo debe ser menor a una hora, pero muchas mujeres descubren que solo les lleva unos minutos, según la hora del día. Si pasa una hora sin ningún movimiento, come algo, recuéstate e inténtalo nuevamente. Si aún no sientes nada, llama a tu médico. 

Muévete lentamente

Si tu bebé está menos activo en este momento, es porque sus movimientos se vuelven menos erráticos y más controlados. Además ¡no hay mucho espacio en tu útero como había algunas semanas atrás. 

Tu embarazo a las 31 semanas

¿Te quedas sin aire?

Esto es porque tu útero que sigue expandiéndose está empujando el diafragma contra tus pulmones. Si tu bebé está bajo, considérate afortunada, ya que a las mujeres que tienen el bebé más alto les resulta mucho más difícil. Si te encuentras resoplando agitadamente, detente y respira profundamente. Hacia el final del embarazo (alrededor de las semanas 37 o 38), puedes sentirte aliviada ya que tu bebé descenderá hasta tu pelvis y creará menos presión en tu diafragma y tus pulmones. 

Elegir el cuidado del niño

Ya sea que estés pensando en una niñera, una guardería o un familiar, comienza a investigar y entrevistar a las opciones posibles ahora. Aún si no vas a necesitar un cuidado de tiempo completo, es probable que desees reunir algunas recomendaciones de niñeras para ocasiones especiales.

¿Parto prematuro o Braxton-Hicks?

Probablemente has estado atenta a los síntomas de trabajo de parto prematuro desde la mitad del segundo trimestre. Ahora que estás en el tercer trimestre, seguramente sentirás las contracciones de Braxton-Hicks. Son diferentes de las contracciones de parto prematuro y no son motivo de alarma. ¿Cuál es la diferencia? Si las contracciones son irregulares y se detienen cuando cambias de posición o caminas, probablemente estés experimentando Braxton-Hicks. 

¿Sabías qué...?

¿Ya se chupa el pulgar? Si se acerca una mano a la cara, el bebé puede mover su cabeza hacia atrás y hacia delante en un “acto reflejo” hasta tomar el pulgar, ponérselo en la boca y empezar a succionarlo. Este reflejo ayudará al bebé a localizar y a aferrarse al pecho después del parto.

También te puede interesar: